Cuéntame, otra vez, como iba aquella melodia
que hablaba de nosotros dos,
la escribió, el que inventó el adiós.

Cuéntame, otra vez, si no es el mismo sol
de ayer el que se esconde hoy.

Para ti, para mi, para nadie más
se ha inventado el mar.

Se ha inventado el horizonte por llegar
donde existe siempre un donde en algun lugar
y aquel derroche de mi fantasía
mía, mía es,
….y este maldito atardecer.

Y me iré, iré, iré, iré…
y me iré, contando cada paso, no quiero
despertarte,
despertarte.

Y me iré, iré, iré, iré, iré, iré…
te dejare, un puñado de canciones, y de besos
nuevos
niña y al final me iré.

Déjame, que te dé
cada segundo envuelto en un atardecer de
vida
que para ti, para mí, para nadie más
se ha inventado el mar,
y recuerda que te desnudé
y ninguno sabía muy bien que hacer
aquella noche, noche
noche, noche fría, mía, mía fue
…..y este maldito atardecer.

Y me iré, iré…
me iré, me iré y lo haré despacio
no quiero despertarte, despertarte
y me iré, iré, iré, iré, iré…
perdóname, pero es que tengo preisa
que he quedado con mi alma
para pensar en ti…

No quiero despertarte, despertarte…
para pensar en ti,
para pensar en ti…

Y me iré, iré, iré…
iré, iré en ti para pensar en ti
para pensar en ti…
y me iré, iré,iré… me iré…